Travel

Los Viajes de mi Mamá: Belgrado

Hace 1 mes mi mamá y sobrino vinieron a visitarme para asistir finalmente a la boda oficial. Meses antes me había casado por el civil, como quien dice «con el amor de mi visa»😂 , para poder permanecer en Serbia sin tener ningún problema . En ese mes aprovechamos para viajar y que mi mamá pudiera conocer un poco sobre otros países de aquí de Europa y claro, Serbia.
La primera parada fue Belgrado, la capital de Serbia, nos fuimos en autobús porque al presidente se le ocurrio la grandisima idea de renovar las vías del tren y una cosa malísima que tienen los serbios es que se toman añosss construyendo o renovando cosas. Entonces las vías pues van a estar para el próximo año si bien nos va 😆.
Tomamos un autobús que ha de costar unos 7 dlls., la verdad no me acuerdo, pudo haber sido menos, acá en Serbia nada es caro. La cuestion fue que en 1 hora llegamos a Belgrado, la primera parada fueron en los tacos de «La Taqueria» porque mi madre estaba asombrada de que hubieran tacos acá (sólo hay como 3 restaurantes mexicanos) y tenía la curiosidad de experimentar el sabor. Para no hacerselas de cuento no le gustaron jajajaja. Para mi siempre son los mejores, pues porque a falta de pan pues tortilla…bueno esta vez ese dicho acá no aplica porque la tortilla es oro para cualquier mexicano en el extranjero, sino preguntale a cualquier conocido que tengas viviendo en otro país sobre cuánto podría llegar a pagar no por 1 kilo de tortilla (inpensable), si no por al menos unas 10 tortillitas. Y del aguacate ni hablemos que si tu lo sufres imagínate yo. Pero bueno, no nos desviemos.
Estabamos en que a mi mamá no le gustaron las tortillas de los tacos. Pues total pagamos los tacos, algunos 7 dlls. por persona por una orden de 4 tacos (ya les dije que esta cara la tortilla) y de ahí nos fuimos a Kalemegdan, que es la fortaleza de la ciudad, una de las partes más bonitas y turísticas de la ciudad y algo que tienes que ver a fuerzas en tu visita a esta ciudad.
Kalemegda es una ex fortaleza militar que se encuentra eregida en lo alto de una colina, con vistas panorámicas muy bonitas hacia la ciudad y hacia los rios Danubio y Sava. Es un área bastante extensa que cuenta con corredores, pasillos, puentes, pasajes, puertas, torres, miradores, parques, museos, iglesias y hasta canchas. Tiene un sistema de tuneles que la atraviesan  y que algunos de ellos no se saben a donde van, hay recorridos guiados pero nosotros por el tiempo no tomamos ninguno, solo exploramos la fortaleza por arriba.
Esta fortaleza ha sido reconstruída un montón de veces, ha pasado por diferentes guerras desde los celtas, los romanos, turcos y claro la I y II guerra mundial. Por si no les he dicho, Serbia estuvo ocupada por los turcos hace bastante tiempo y por mucho tiempo, esa influencia turka se puede ver en diferentes elementos culturales como la arquitectura, la comida o su música.

Estuvimos recorriendola de arriba a abajo y Daniel nos dijo que ¡Ni siquiera habíamos caminado la mitad! 😱. Me imagino que los soldados de antes habían de estar bien piernudos, pues no te imaginas lo grande que es el lugar y todo lo que caminamos y que ni aún así pudimos recorrer la mitad de esa fortaleza. Anteriormente ya había estado ahí, pero no la había podido recorrer toda porque Daniel se cansó y me dejó tirada 😂. Después fuí cuando estaba nevada, es tan bonita en invierno como en verano, pero por el frio tampoco la pude recorrer en su mayoría, solo la parte del mirador y con eso tuve para estar contenta.

Esta vez si recorrimos un buen pedazo, tomamos fotos, nos tomamos fotos, comimos, descansamos y hasta practicamos tiro al al blanco con arcos ¡eso fue una pasada!. Fue lo más cercano a ser como mi princesa favorita de Disney Brave, digo, fue lo más cercano porque ni soy escosesa, ni pelirroja y ni siquiera le di al blanco, pero cerca si estuve.

Después de ahí caminamos un poco mas hacia el cementerio de las armas y tanques de guerra de la Ex Yugoslavia y de la Tercera Guerra Mundial, algo tambien alucinante, en mi vida había visto tantas armas de destrucción y eso que vengo de México 😂. Éstas maquinarias de guerra estan expuestas al aire libre, son meramente el puro armazon porque por dentro no tienen nada, pero en verdad que sí imponen. Habian desde tanques de guerra alemanes, italinos, yugoslavos, hasta lanza cohetes, torpedos y minas marinas.
Continuamos caminando un poco más y al final, y a petición de mi madre, nos detuvimos a descansar junto al centenar de personas que ya se estaban reuniendo para ver el bello atardecer que ya estaba ocurriendo. Ahí sentada, le pregunte a mi mama que le había parecido y dijo que le habia encantado ver todo eso, que las vistas eran increíbles, pero eso si, la caminada fue brutal para ella. Yo le respondí  ¨Pues agarrate, porque esto es sólo el calentamiento para todo lo demás que se viene¨😱
En el siguiente post sobre las aventuras de mi madre ¨Subiendo la Montaña en Fruska Gora¨.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *